Meryl Streep recuerda su lucha en Hollywood

La actriz Meryl Streep publicó recientemente sus memorias sobre su arduo camino para ser una estrella. Dicen los críticos que es el paradigma de la mujer que desafía los cálculos de la industria del cine. “Ninguna otra actriz nacida antes de 1960 puede conseguir un papel a menos que Meryl lo haya rechazado antes”, escribió Michael Schulman, periodista de The New Yorker y autor de la biografía de la actriz.

Al respecto del inicio de su carrera, donde no se le dieron muchas oportunidades pues no tenía una belleza exorbitante como otras actrices de su época y las grandes estrellas eran hombres, dijo al respecto de las mujeres en la actuación: “Las mujeres actuamos mejor que los hombres. ¿Por qué? Porque tenemos que hacerlo. Convencer a alguien más poderoso de algo que no quiere saber es una técnica de supervivencia, y es así como han sobrevivido las mujeres durante milenios. Fingir no es sólo actuar. Fingir es imaginar posibilidades. Fingir o actuar es una habilidad vital muy valiosa, y todos lo hacemos todo el tiempo. No queremos que nos pillen haciéndolo, pero forma parte de la adaptación de nuestra especie. Cambiamos lo que somos para adaptarnos a las exigencias de nuestra época”, explicó alguna vez.

Meryl Streep cuenta como le hizo frente al acoso y a los comentarios negativos

Es bien conocida la lucha de la actriz por la dignidad profesional, quien ha contado varias anécdotas de cómo le hizo frente a los obstáculos que se le han presentado en su carrera profesional.

Recuerda cuando hizo pruebas para la segunda parte de King Kong, y el productor Dino DeLaurentis le dijo a su hijo, en italiano, que era “demasiado fea para el papel” y ella le sorprendió respondiéndole en italiano fluido.

También relata varios episodios desagradables con Dustin Hoffman. Recuerda Streep que, cuando se conocieron en una audición para All Over Town (una obra de Broadway que dirigía Hoffman), él la saludó así: “Soy Dustin (eructo) Hoffman”, le dijo, antes de ponerle la mano en el pecho. “Menudo cerdo asqueroso”, pensó la actriz.

Ahora Meryl Streep es una actriz reconocida, reina de los Globos de Oro, respetada e icónica, a diferencia de Dustin, quien es repudiado por las múltiples denuncias de acoso en su contra.


Más noticias relacionadas al empoderamiento femenino en el sitio de Adriana Lopez Doriga

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *